Una invención de La Universidad de Stanford detiene la explosión de una batería de un teléfono celular

Los investigadores de la Universidad de Stanford han desarrollado un extintor que previene los incendios de las baterías de iones de litio (Li-ion) antes de que comiencen. Si se adopta ampliamente, este dispositivo a prueba de fallos podría conducir a fuentes de energía más eficientes para los teléfonos inteligentes y las computadoras portátiles sin aumentar su probabilidad de detonación.
Las baterías de iones de litio -una característica estándar de la mayoría de las nuevas tecnologías recargables- se encienden ocasionalmente cuando se cargan o descargan demasiado rápido. Si los iones dentro de la batería se mueven demasiado rápido, entonces las placas de litio acumulan calor. Ese calor puede encender el electrolito de la batería.

La nueva invención es una cápsula del fosfato de trifenilo retardante de llama (TPP), rodeada por un envoltorio  de tipo plástico.

Los fabricantes añaden estas cápsulas a los paquetes de baterías, y esta se derrite si las cosas se ponen demasiado calientes, liberando el líquido retardador de llama. Una descripción de la innovación fue publicada hoy en Science Advances.
"Siempre he estado interesado en tratar de resolver el problema de la seguridad de la batería", dijo el ingeniero de nanomateriales y líder del estudio, Yi Cui. "La reciente historia del teléfono Samsung en particular. La seguridad de las baterías siempre es una preocupación ".


Las explosiones de la batería, innecesario es decirlo, pueden ser peligrosas.  El Departamento de Transporte prohibió los smartphones Galaxy Note 7 en aviones, después de que la batería del dispositivo mostrara una tendencia a la combustión en 2016. También el año pasado , Una familia demandó a Amazon en el alegato de que un dron, explotó y quemó su casa.
Sin embargo, los fabricantes de electrónica opinan que las baterias de Li-ion. El litio es suave, altamente reactivo y ligero, lo que lo hace ideal para una fuente de energía recargable en dispositivos pequeños.
 
El proceso de cómo la cápsula, que contiene un ignífugo, estallaría dentro de una batería,  evitaría la ignición en caso de que una batería se sobrecalentara.
Jun Liu, señala que hay miles de millones de baterías de iones de litio en el mercado que hacen su trabajo sin problema.
"Las baterías de litio no son menos seguras que otras tecnologías", dijo Liu, que no participó en el estudio. "Las baterías son dispositivos energéticos. Si no los manejas correctamente, te darán problemas. "
Por ejemplo, si un fabricante deforma una batería, o si un usuario lo sobrecalienta, entonces se vuelve más propenso a reacciones incendiarias.
Estos desarrollos son particularmente importantes teniendo en cuenta el aumento de la popularidad de los coches eléctricos. Si alguien dañó su batería de coche, sería mucho más peligroso que un pequeño dispositivo como un teléfono celular.
Cui y su equipo no son los únicos que tratan de evitar los incendios de las baterías. Algunos han probado poniendo retardador de llama directamente en las baterías, por ejemplo.
"En este momento hay un enorme esfuerzo hecho en la comunidad para mejorar la seguridad de las baterías Li-ion", dijo Liu.